La contingencia actual por el COVID 19 ha provocado muchos retos para las empresas, sin embargo, la rama más golpeada ha sido la del talento humano.

En esta situación tan complicada, el mantener una actitud correcta con respecto al trabajo es muy complicada. Esto obviamente, se ve acentuado, por la alta cantidad de noticias negativas que nos transmiten de manera diaria.

Actualmente hemos adoptado una «nueva normalidad» en la que podemos empezar a ver la luz al final del túnel, retomando de nuevo las actividades presenciales.

Sin embargo, el tener esta flexibilidad con el tema laboral ha hecho que los trabajadores tengan una menor productividad en sus tareas ya que tanto en las oficinas como en sus casas hay muchas distracciones.

El teletrabajo tiene un efecto dual; el cual es una menor productividad por todas las distracciones generadas en el entorno laboral y puede conllevar a factores de desgaste y estrés en los trabajadores. Las personas necesitan un respiro de todas estas cosas desalentadoras.

¿Por qué usar cubiertas verdes?

Las cubiertas verdes proponen una solución innovadora y efectiva para otorgar este sentimiento de tranquilidad a través de sus jardines en las azoteas, los muros vegetales y los techos vegetales, entre otros.

Estas cubiertas verdes por el principio de colorimetría ayudan a transmitir a las personas un sentimiento de relajación, reducción del estrés, paz y bienestar.

Además de ser una opción maravillosa para reducir hasta un 33% el uso del aire acondicionado y ayudar a combatir la contaminación.

Estos factores son tan claves que ya empiezan a ser implementados por los gobiernos en planes de lucha contra el calentamiento global como el plan A en la comunidad de Madrid, que trata de mitigar el impacto ambiental mediante las cubiertas verdes.

Según la asociación española de mentoring, renovar los espacios de trabajo en las oficinas tiene un incremento en la productividad de hasta un 20% en especial si incluimos elementos naturales dentro de la misma, ya que facilita la concentración, limpia el oxigeno y reduce el estrés.

También es una excelente opción como aislante de calor para el verano y como renovación del espacio de trabajo.

Las cubiertas verdes aplicadas de la manera correcta pueden solucionar problemas de productividad, emocionales y ambientales, siendo una solución diferente frente a los problemas actuales.

Quitar el estrés con naturaleza
El renovar el área de trabajo puede generar hasta un 20% de incremento en la productividad; anclado en aspectos como la organización del trabajo y factores neurológicos correspondientes a la colorimetría